jueves, 3 de mayo de 2012

La Trigésima Segunda


Me vais a perdonar por la opinión que voy a verter en estos momentos acerca de una de las aficiones, que junto con la literatura, me hacen la vida más llevadera: el futbol, y si afino un poco más aún, llegamos a mi equipo, el Real Madrid. Hace unos minutos, en el día de ayer, hoy ya es jueves, acaba de proclamarse Campeón de Liga, lo escribo con mayúsculas porque si no hay un buen libro sin ese personaje oscuro y ruin que es referencia del mal, tampoco hay un campeonato que se gane con prestigio si no hay un digno rival. Y no lo olvidemos, el rival del Real Madrid ha sido grande y aun así la Liga es nuestra.
No obstante, no deja de tener un regusto amargo después de la eliminación en las semifinales de la Champions League y, a pesar de que lo que cuente sean los números, los puntos en definitiva y como no, los títulos, para el Madrid y he aquí lo paradójico y grandioso de nuestro club, es más importante beber en la futura copa que tiene nombre propio, que la consecución de un campeonato más de Liga. Esa es la gloria del futbol y ese es el ADN de nuestro equipo. Desde que no es preciso ganar la Liga para jugar la copa de Europa, no lo olvidemos, el diez es mejor número que el treinta y dos, y por ello sólo hay un ordinal que nos satisfaga: LA DÉCIMA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada